Archive for 23 febrero, 2018

Dos gazpachos para el sentido común

EL ÁRBOL

Libertad y Diversidad dibujan su árbol genealógico. El tipo de árbol no importa, ni si es de hoja caduca o perenne, si da flores y frutos o es ornamental. Pero sí hacia dónde sopla el viento. Cuando la brisa mece con suavidad las ramas del árbol, Libertad y Diversidad son hermanas. Si hay un poco de ventisca juguetona, son pareja y cuando el tiempo está calmado y aprieta el calor, son madre e hija. En ocasiones soplan huracanes, y se forman remolinos que agitan las hojas con fuerza. Entonces se convierten en primas lejanas, de esas que solamente se conocen porque coincidieron en alguna celebración familiar. Al terminar el árbol, Libertad y Diversidad se sientan junto al tronco y lo observan. Poco a poco, la tierra las va bebiendo, y se funden con ella hasta que su esencia pasa a formar parte de las raíces.

(Relato narrado en el programa “La acera de enfrente” de Radio Jove Elx)

 

 

Y NO TE OLVIDES DE FORGES

El hombre que dibuja, se sienta a esperar y mientras, observa. Lleva su rotulador en la mano porque nunca se sabe cuándo lo va a necesitar. Y entonces empieza a pasar gente, gente que pasea en silencio, así que le quita la capucha al rotulador y empieza a hacer trazos: un par de gafas por aquí a ese que parece no saber bien por dónde camina,…, una cama por allá, para aquellla que piensa mejor en horizontal y mirando al techo,…, una isla desierta para quienes desean alejarse de todo pero lo echan de menos al instante,…, un par de abuelas con pañuelo, que siempre aportan una visión fresca de la vida. Cuando la gente empieza a ser consciente de esos trazos, comienza a reír, y le piden más y más trazos al dibujante, porque quieren reír y quieren reír porque saben que el humor es algo serio, muy pero que muy serio, tanto, que si añades una cucharadita de buenas viñetas a tu desayuno diario, tu tracto intestinal mejorará automáticamente. Comprobado.

Share