Adiós

Lo siento amor mío. Me rindo, pero antes de despedirme tengo que confesarte algo: no soporto la sopa. Nunca me gustó pero cuando me enteré de que trabajabas entre pucheros y caldos, todo el día remueve que te remueve, hice un esfuerzo por superarlo,…, mi querida cuchara de madera.

IMG_6035 - copia

Yo, un solitario insecto palo que nunca antes se había enamorado, que solamente había soñado con camas de virutas y almohadas de serrín; cuando contemplé tu estilizado cuerpo tallado en aquella fina madera de boj, me prometí a mí mismo hacer todo lo que estuviera en mis patas para fusionarme contigo. Pero el olor a sopa es más fuerte que yo y te ha impregnado por completo. Y sé que el dolor de las ruedas al pasar por mi frágil cuerpo será mucho más soportable que seguir sintiendo cómo se hace astillas mi pobre corazón de palo.

Share

3 comments

  1. Terenci dice:

    Pobre corazón de palo 🙁

  2. Victor dice:

    un palooooo!! un paloooo!!!
    super cuqui!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *