Gazpachas

PARAÍSO

Los pies balanceándose, rozando la planta descalza sobre la hierba recién regada. La mujer se relaja, después de un intenso día de trabajo para sacar adelante la nueva cosecha y saborea a pequeños sorbos la sidra, que sabe a paraíso. El dulzor y las burbujas se mezclan en su garganta y mientras el líquido se va integrando en sus venas, observa el horizonte. Los manzanos se pierden en el límite de su mirada, serpenteando al son del viento, y la fruta, roja, rosácea y verde, se contonea con picardía. El intenso olor de las costillas a la brasa le avisan de que ya es hora de cenar.

Eva: ave libre, mujer feliz.

Share

4 comments

  1. Carolina dice:

    El sabor de la libertad

  2. Enric dice:

    Perfecto para este maravilloso -y muy reivindicativo- día!
    Felicidades en todos los sentidos.

  3. Gosan dice:

    Qué manera de fluir, de liberarse… ojalá se tornara en algo cotidiano, ojalá nunca llamaran la atención tantas y tantas cosas. Gracias por tan profunda y ligera reflexión 🙂

  4. Jesús dice:

    Gracias por abrir esa ventana, y mostrarnos lo que se ve.
    que pasen las manzanas primero
    Felicidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *