Caída libre

Niña tobogán - copia - copia El hombre con la camiseta a rayas cae sin pausa, en medio de la oscuridad y siempre hacia abajo. Cae precipitadamente dentro de su coche, porque alguien ha robado del garaje el montacargas en el que tenía que haber bajado hasta su plaza de aparcamiento. A ese alguien, seguramente, le hacía falta para algún asunto personal pero, la verdad es que podía haber dejado una nota de aviso. Así que el hombre cae y aunque el sótano tiene solamente tres plantas, lleva ya demasiado tiempo cayendo, mucho más del que hubiera sido necesario para llegar hasta el suelo. Read more

Share

Marilyn

Al principio pensó en Ava: la primera mujer, el animal más bello del mundo -como se la conocía en Hollywood-, una mujer de verdad, capaz de enamorar y enamorarse de los hombres más variopintos, capaz de caminar descalza y seguir siendo toda una condesa.
Luego cambió de idea; mejor Audrey, sí, tan delicada, una muñequita de porcelana frágil como el cristal de Bohemia.
Pero pronto creyó haber encontrado la definitiva, ¿cómo no se le había ocurrido antes? Tenía que ser Grace, toda una princesa dentro y fuera de la pantalla, la perfección en medio del suspense. Read more

Share

Tres profesoras

Monte Floyen (Bergen, Noruega)

Monte Floyen (Bergen, Noruega)

Las tres profesoras deciden pasar el día fuera de la ciudad. Ya han terminado las clases y están en época de exámenes, así que nada mejor que conectar con la naturaleza para vaciar la mente de preguntas poco ingeniosas y respuestas mudas. Montan en el coche y varios atascos más tarde, el gris cemento se colorea verde. Hablan, comen y ríen. Cuando la pereza se cansa de sí misma y las piernas piden otra vez algo de movimiento, deciden dar una vuelta por el monasterio que dejaron atrás antes de acercarse al río. Read more

Share

Adiós

Lo siento amor mío. Me rindo, pero antes de despedirme tengo que confesarte algo: no soporto la sopa. Nunca me gustó pero cuando me enteré de que trabajabas entre pucheros y caldos, todo el día remueve que te remueve, hice un esfuerzo por superarlo,…, mi querida cuchara de madera. Read more

Share

La revolución de los perros (o no)

La tarde en la que el perro número un billón fue sacado a pasear con su jersey nuevo, los perros del mundo vieron rebosar su paciencia y se levantaron contra los seres humanos.

Un momento, ¿no será este el mismo cuento del otro día, esta vez con perros, y que nos lo quieres colar como si fuera uno nuevo, verdad?– dice un lector anónimo.

Puede ser, aunque ese no es asunto tuyo, ¿no te parece?-, responde la escritora, algo molesta.

Y el lector decide dejar de leer, porque le han herido su orgullo y porque además, Read more

Share

La revolución de los paraguas

La tarde en la que el paraguas número un billón fue abandonado a su suerte en la esquina de una ciudad cualquiera con una varilla rota, los paraguas del mundo vieron rebosar su paciencia y se levantaron contra los seres humanos. Ese día no llovió, ni tampoco al siguiente, ni al otro; en realidad estuvo sin llover durante meses, de modo que nadie era consciente de que los paraguas no volverían a protegerles nunca más porque ya estaban hartos de tan poca consideración. No podían Read more

Share

Cambiar de postura

El hombre que hace el pino durante un minuto todos los días, es muy pero que muy indeciso. Sin embargo, cuando está cabeza abajo, se le aclaran todas las ideas. Que no sabe si es mejor regalarle a un amigo el jersey en verde o en negro: pues hace el pino y se decanta enseguida por uno. Que le da igual coger el billete de tren por la mañana que por la tarde, ningún problema: se pone a hacer el pino y ya no hay más discusión. Que si carne o pescado Read more

Share

La niña de rojo

"Vacac!ones"  Cock tail Bar (Madrid), noviembre 2014

“Vacac!ones”
Cock tail Bar (Madrid), noviembre 2014

Primera parada.
A la niña con abrigo rojo que viaja en el metro, no le gusta que le digan que se parece a Caperucita; ella tiene abuela pero la ve muy poco, porque vive en un sexto piso sin ascensor y su madre no tiene nunca tiempo para visitarla. Y esa señora que ahora entra por la puerta del vagón y a la que se le nota en la cara que nunca vio un lobo de cerca, le recuerda mucho a ella.

Segunda parada.
La niña con diadema roja Read more

Share

En patines

La chica en patines salió sin zapatos y sin móvil de casa porque total, no me hacen falta, así voy más ligera y tengo el parque enfrente. La chica en patines hizo el recorrido estipulado que ese día el profesor les había preparado para practicar por la ciudad y saber frenar a tiempo ante cualquier imprevisto. La chica en patines estuvo dos horas por aceras y carriles bici, pasos de cebra y semáforos, cuestas arriba y cuestas abajo, hasta que llegó la hora de despedirse del grupo. Y como su casa estaba enfrente Read more

Share

Orgía de papel

(Chamarilería: Establecimiento donde se compran y se venden trastos viejos)

Él vendía al peso papel usado en la chamarilería del final de la calle. Cada mes se acercaba hasta allí con los restos de trabajos aprobados y apuntes perfectamente olvidables de los que ya se había examinado. Y las palabras viajaban entusiasmadas bajo su brazo, pensando que se iban de excursión a algún mágico lugar en el que podrían vivir otras vidas. Al llegar allí, la báscula esperaba pesar el siguiente fardo de papel para que el chamarilero pudiera calcular el importe a pagar, Read more

Share